El vagabundo de las estrellas

Y aquí estoy…esperando el día decretado por la maquinaria del Estado para que sus esbirros me envíen lejos de aquí, a lo que ellos ingenuamente creen que es la oscuridad, la oscuridad que temen, la oscuridad que puebla su fantasía de supersticiones y temores, la oscuridad que les conduce balbucientes y quejumbrosos, ante los altares de dioses antropomórficos engendrados por el terror.

Los hombres inteligentes son crueles. Los hombres estúpidos son monstruosamente crueles. Los guardias y los hombres que había a mi alrededor, desde Atherton hacia abajo eran monstruos estúpidos. Presta atención y sabrás lo que me hicieron…

¡Necios! ¡Como si pudieran estrangular mi inmortalidad con su estúpido aparato de sogas y nudos! Caminaré de nuevo, sí, recorreré la Tierra una vez más, innumerables  veces. Caminaré desnudo, príncipe o esclavo, sabio o bufón, me sentaré en el mas alto de los tronos y me arrastraré de nuevo bajo el yugo.

Jack London.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s